martes, 14 de noviembre de 2017

Erik Satie - Gymnopedies Et Gnossiennes.



Artista: Erik Satie.

Álbum: Gymnopedies Et Gnossiennes.

Género: Classical.

Citas sobre Erik Satie: "Dulce músico medieval extraviado en este Siglo." Claude Debussy - "Su inteligencia aviesa me gustó al instante." Igor Stravinski (Ortodoxo) - "Satie ha enseñado a nuestra época la mayor audacia: ser sencillo." Jean Cocteau.

Erik Satie es una de las figuras de más relieve de la escuela francesa, y una de las más controvertidas y excéntricas. En 1888 compone una de sus obras más populares: Gymnopédies para piano, de la cual Debussy hizo la orquestación. En esta época, Satie  fundó la «Eglise Métropolitaine d’Art de Jésus Conducteur» (Iglesia Metropolitana de Arte de Cristo el Guía), siendo él su único miembro, con el cargo de «Parcier et Maître de Chapelle» comenzó la composición de una Grande Messe, después conocida como la Messe des Pauvres), y escribió un caudal de cartas, artículos y panfletos mostrando su convicción en temas religiosos y artísticos.

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Per Faxneld - Feminismo Satánico.

El feminismo radical no comenzó en los años 60. Va todo el camino de regreso al Edén, cuando Satanás se reveló como el fundador del movimiento.

Algunas personas, entre ellas el profesor de la Universidad de Estocolmo, Per Faxneld, autor del libro ¨Feminismo Satánico¨, ven a Satanás como la feminista y libertadora original de las mujeres. El análisis se centra en las interfaces entre el esoterismo, la literatura, el arte y el ámbito político. Así se desprende una nueva luz sobre los aspectos olvidados de la historia intelectual del feminismo, el satanismo y la creación de mitos revisionistas. El estudio está fundamentado en teorías referentes a contra-lecturas, contra-discursos y contra-mitos, y en particular resalta la compleja interacción de tales fenómenos y los discursos hegemónicos que demonizan al feminismo. Un tema clave en este contexto son los límites y las paradojas de la inversión como estrategia subversiva.

En el material de la Universidad de Stockholm realizado por Per Faxneld, destacan especialmente cuatro motivos: 1) La interpretación del papel de Eva en la caída del hombre como algo positivo, 2) La bruja como figura protofeminista, 3) El amante del demonio como emancipador, 4) Una feminizada Satanás y el contraste con un Dios masculino opresor. Un quinto motivo menos central son las concepciones de Lilith, según la tradición judía, la primera esposa rebelde de Adán, como la primera feminista.

Según la Biblia, Eva fue la primera en prestar atención al consejo de Satanás de comer del fruto prohibido. La noción de mujer como cómplice del diablo es prominente a lo largo de la historia del cristianismo. Durante el siglo XIX, las mujeres rebeldes realizaron contra-lecturas de esta tradición supuestamente misógina. Por este medio, Lucifer fue reconceptualizado como un libertador feminista de la mujer, y Eva se convirtió en una heroína. En estas reimaginaciones, Satanás es un aliado en la lucha contra un patriarcado apoyado por Dios el Padre y sus sacerdotes varones.

La opresión de las mujeres es algo terrible y es explícitamente contrario a la voluntad de Dios. A Adán no se le dio el encargo de su esposa para que la dominara, sino para amarla y cuidarla, para negarse a sí mismo y poner primero las necesidades de Eva e incluso, si era necesario, morir por ella. En resumen, los maridos deben amar a sus esposas como Cristo ama a la Iglesia. Y los hombres mismos están subordinados a Cristo. La contra-tesis del feminismo (radical).

Este estudio describe cómo el Feminismo Satánico se expresa en una serie de obras esotéricas del Siglo XIX, textos literarios, autobiografías, folletos y revistas, artículos periodísticos, pinturas, esculturas e incluso artefactos de la cultura de consumo como la joyería. Encontramos figuras como la sufragista Elizabeth Cady Stanton, el teosofista H.P. Blavatsky, la esposa del autor y diplomata Aino Kallas, la actriz Sarah Bernhardt, la entusiasta bruja anti-clérigo Matilda Joslyn Gage, la decadente marquesa Luisa Casati y la poetisa lesbiana luciferiana Renée Vivien.

Desde una perspectiva histórica, Faxneld demuestra que socialistas, comunistas y anarquistas (en sus textos) tomaron a Satanás como agente y motor de la rebelión contra el orden tradicional, la religión y la propiedad privada. Mijail Bakunin, Pierre-Joseph Proudhon y otros menos conocidos son citados en la tesis doctoral del investigador sueco. A esto habría que añadir al texto de Introvigne que lo mismo que Satanás o Lucifer, la mítica figura de Prometeo también ha sido recurrentemente invocada por algunos ideólogos revolucionarios, como Roger Garaudy y también queremos añadir que Proudhon (del que pueden, ciertamente, leerse pasajes en los que resalta el papel del rebelde primordial) es a su vez un autor que no escatima alabanzas para muchos aspectos sociales que reconocía como avances debidos al cristianismo; vaya esto por delante.

Después de estos tanteos -prosigue Introvigne- Faxneld llega al tema central de la obra: El "Feminismo Satanista" y el nacimiento de la ideología de género. La literatura romántica decimonónica proclamó que Satanás, en el Jardín del Edén, propuso a Eva la posibilidad de liberarse del control patriarcalista de Dios y de Adán. por lo que algunas de las tempranas feministas empezaron a encontrar en Satanás una figura liberadora. Satanás instruye, según esta interpretación, en la doctrina por la cual los seres humanos pueden elegir libérrimamente su identidad de "género" y es Satanás el que imprime su sello en lo que hoy llaman "opción homosexual".

Las brujas medievales, según este enfoque, son presentadas como mujeres libres, a menudo capaces de reinventar su identidad sexual como hombres y afirmar su lesbianismo. Jules Michelet (1789-1874) haría una contribución a este enfoque con su libro "La Sorcière" (La Bruja) del año 1862; el tema emerge también en la poesía sáfica de la francesa Renée Vivien (1877-1909) que era el pseudónimo de Pauline Mary Tarn; también hallamos el tema en la novelista estadounidense, a su vez lesbiana, Mary MacLane (1881-1929); y con Sylvia Townsend Warner (1893-1978) el mismo enfoque aparece en Inglaterra. Estas escritoras, hoy prácticamente olvidadas, pero de una enorme influencia en su época, son los nexos que se establecen entre la adoración a Satanás y la ideología de género. Introvigne está haciendo una recensión del libro de Faxneld y lo considera una enciclopedia en la que hay material abundante a partir del cual puede desarrollarse por muchos otros cauces (como son la moda, lo lúdico y la cultura popular) el tema en cuestión.

El feminismo, la ideología de género y la promoción de la homosexualidad -tanto la que afecta a mujeres como a hombres- han brotado de un terreno en que el culto al diablo era algo generalmente admitido. Lucifer, el ángel rebelde y proto-revolucionario, aparece así a una nueva luz: como un heroico rebelde que se enfrenta al orden establecido por Dios. Los revolucionarios del Siglo XIX encontraron en Satanás el símbolo de su rebelión, aunque muchos de ellos no creyeran efectivamente que Satanás existiera. Pero, sin embargo, a fuerza de invocarlo tanto, no pocos terminaron creyendo en él y poniéndose conscientemente a su servicio.

Lo que parece fuera de toda duda, tras la lectura del libro de Faxneld, es que las ideologías revolucionarias que irrumpieron durante el siglo XIX (saturadas de romanticismo), tales como el feminismo y el homosexualismo, cultivaron con frenética dedicación un satanismo simbólico y más que simbólico. Por nuestra parte (recuérdese que estamos haciendo una síntesis de un artículo de Massimo Introvigne) no queremos terminar sin citar algunos casos que no son mencionados por Massimo Introvigne y que podrían añadirse a la nómina de los que el prestigioso intelectual italiano ha traído a colación (suponemos que Faxneld, el autor del libro que Introvigne comenta; y que todavía no hemos leído) no habrá dejado en el tintero a los que ahora vamos a referir abajo.

Nietzsche, por ejemplo, ha sido considerado como homoerótico por Rüdiger Safranski. Y no podemos olvidar al escocés John Henry Mackay (1864-1933) que pasa por ser uno de los pioneros del movimiento homosexual. Mackay sería uno de los divulgadores más destacados del pensamiento anarco-individualista del alemán Max Stirner; también contribuiría mucho a difundir a Nietzsche en el ámbito anglosajón. Tampoco sería ajeno a la filosofía de Stirner el alemán Adolf Brand (1874-1945), otro de los activistas del movimiento homosexual que lanzó la revista "Der Eigene", considerada la primera de las publicaciones dirigidas a homosexuales. Los colaboradores de Brand, como Benedict Friedlaender (1866-1908) o Elisar Von Kupffer (1872-1942) ni que decir tiene que compartían la misma tendencia homosexualista. El sexólogo judeo-alemán Magnus Hirschfeld (1868-1935) estaría en contacto con este grupo que se movía alrededor de Brand; y no es un dato ocioso decir que Hirschfeld fue, recordémoslo, uno de los sistematizadores más tempranos de la teoría del "tercer sexo", aunque la expresión sea anterior y en su teorización hubiera que citar también a Karl Heinrich Ulrichs (1825-1895): la teoría del "tercer sexo" que se lanza en el siglo XIX anticipa lo que más tarde, en nuestros días, será la "ideología de género". Y cerremos por hoy la lista de homosexuales (varones o mujeres) que son invocados como los primeros activistas del homosexualismo militante.

El feminismo radical consiste en volcar el orden de Dios. El feminismo radical dice que es odioso afirmar la manera en que Dios ha diseñado su creación. Dios creó hombres y mujeres con igual valor y dignidad a sus ojos. El feminismo radical no se trata realmente de la igualdad. Se trata de suprimir las distintas identidades de género dadas por Dios a los hombres y mujeres. Las feministas radicales miran lo que los hombres están haciendo y dicen que las mujeres deben hacer exactamente eso, también. En lugar de abrazar la feminidad, las mujeres son mantenidas a un ideal masculino inalcanzable. El feminismo radical nos ha dado mujeres pastoras y operaciones de cambio de sexo. Considera el embarazo como una enfermedad y considera a los niños no nacidos como parásitos. Dice que la pornografía da poder a las mujeres, y ahora amenaza con forzar a las mujeres a combatir haciéndolas inscribirse para el servicio selectivo.

No se supone que las mujeres sean capaces de hacer todo lo que los hombres pueden hacer, y se supone que los hombres no pueden hacer todo lo que las mujeres pueden hacer. La noción de que no somos iguales si no podemos hacer las mismas cosas es una mentira satánica.

Gracias al engaño de Satanás, Eva ya no estaba contenta con la vital y bendita vocación que Dios le había dado. Antes de la creación de Eva, Adán estaba solo y no podía encontrar un ayudante adecuado entre las bestias del campo. Por más divertido que debió haber sido nadar con los delfines, comer bio-parrillas acompañadas de ensaladas frescas y ser dueño de los mejores viñeros del mundo, no era suficiente para llenar el corazón del hombre como lo haría una mujer.


En Magick, Crowley asegura que Baphomet era un andrógino divino y "el jeroglífico de la perfección arcana".

miércoles, 1 de noviembre de 2017

¿Es el Ateísmo una Religión?

¿Qué es la religión? La mayoría de nosotros pensamos que sabemos lo que es, pero cuando realmente tratamos de definirla nos encontramos con alguna dificultad. Tal vez las definiciones más comunes sobre las creencias – una religión es la creencia en Dios o seres espirituales. Sin embargo, varios sistemas típicamente considerados religiones o bien no incluyen la creencia en seres espirituales ni colocan ningún significado en ellos, incluyendo el jainismo, y algunas formas del budismo y el confucianismo.

Por lo tanto muchos prefieren las definiciones funcionales de la religión. Las religiones ofrecen explicaciones de la última realidad, ofrecer beneficio espiritual, proporcionan sistemas para navegar por la vida, etc. Con este énfasis, es común definir las religiones, comenzando con los sistemas normalmente reconocidos como religiones y en busca de similitudes con otros sistemas para determinar si estos otros sistemas son religiones o no. En otras palabras, sabemos que el cristianismo, el islam, el hinduismo y el budismo son religiones, y también lo es todo lo estrechamente relacionado con ellos. En Dios No Es Uno, Stephen Prothero discute el tipo de cosas hacen las religiones:

En la familia de las religiones, los familiares tienden a realizar rituales. Ellos tienden a contar historias acerca de cómo comenzó la vida y la muerte y escribir estas historias en las Escrituras. Tienden a cultivar técnicas de éxtasis y devoción. Ellos tienden a organizarse en instituciones y reunirse en los lugares sagrados en tiempos sagrados. Tienden a instruir a los seres humanos como actuar hacia los demás. Tienden a profesar esta creencia o aquella en torno a los dioses y lo sobrenatural. Ellos tienden a invertir objetos y lugares con importancia sagrada. El filósofo de la religión Ninian Smart ha referido a estas tendencias como las siete "dimensiones" de la religión: las dimensiones ritual, narrativa, experiencia, institucional, ética, doctrinal y material. (p. 13)
Por lo tanto, ¿es el ateísmo una religión? No es suficiente responder que los ateos no creen en Dios, porque la creencia en Dios no es un requisito para una religión. ¿Tiene el ateísmo un gran parecido de la familia para ser considerado una religión? De hecho, el Tribunal Supremo dictaminó en 1961 que el humanismo secular funciona como una religión y, por lo tanto, merece los derechos de la Primera Enmienda de la libertad de religión.

Prothero tiene una extensa discusión sobre si el ateísmo es una religión o no. Destaca a los Nuevos Ateos (a quién llama “ateos enojados”), ya que han lanzado ataques agresivos contra “la religión”. Con el pretexto de oponerse a la religión, en realidad ¿se habrán involucrado en su propia religión?

¿Las obras de Ayn Rand funcionan como la escritura para los ateos? ¿No funcionan como credos los diversos manifiestos humanistas? De acuerdo con una fórmula común, los miembros de la familia de las religiones presentan típicamente cuatro “C”: credo, culto, código, y comunidad. En otras palabras, tienen declaraciones de creencias y valores (credos); actividades rituales (cultus); normas éticas de conducta ética (códigos); e instituciones (comunidades). ¿Cómo se compara el ateísmo en este aspecto? (p. 324)

Los nuevos ateos tienen claramente un credo; la negación de la existencia de Dios. El culto del ateísmo es mínimo, aunque hay "días santos" como el día Bertrand Russell, día de Thomas Paine, y el Día de Darwin, y funcionalmente adoran a personas como Sam Harris, Daniel Dennett, Richard Dawkins, o Christopher Hitchens. Aunque no tienen ninguna base para su moral, los nuevos ateos insisten en que sus normas éticas son superiores a las religiones tradicionales. Y tienen varias comunidades, incluyendo Ateos Americanos, Coalición del Reino de la Razón, y la Alianza Internacional Atea. Para los ateos como este, el ateísmo es una religión.

[Para algunos] el ateísmo es, en palabras del teólogo alemán Paul Tillich, una “preocupación fundamental.” Se encuentra en el centro de sus vidas, definiendo quiénes son, cómo piensan, y con quién asociarse. La cuestión de Dios nunca está lejos de sus mentes, y ni siquiera considerarían casarse con alguien fuera de su redil. Ello están, en pocas palabras, no más libres del poder de la religión que los seguidores del culto de la Razón en la Francia del siglo XVIII. Para estas personas, por lo menos, el ateísmo puede ser la solución al problema de la religión. Pero esa solución es religiosa, no obstante. (p. 326)

Por Ben Edwards.


Woody Allen, peligroso pedófilo miembro de la Secta Atea.

El Jünger de Alain de Benoist.

¿Quién fue Ernst Jünger? ¿Un ensayista singular y prolijo? ¿Alguien consagrado al género literario del diario? ¿Un narrador belicista que facilitó, gracias a sus briosos relatos, el ascenso del hitlerismo? Proteo a la medida de un siglo tumultuoso, fue un autor inclasificable que pudo declarar, en 1956, durante un discurso de agradecimiento, en la ciudad Bremen que lo homenajeaba por su obra literaria:

«Constato que se encuentran los mejores camaradas en el "No Mans Land", y siempre me he sentido satisfecho de mis hombres en tiempo de guerra y de mis lectores en tiempo de paz. Una mano que sabe sujetar con igual respeto el sable y la pluma es más fuerte que todas las bombas atómicas y todas las rotativas.»

La vida de Ernst Jünger ha durado más de un siglo y, como un patriarca de tiempos bíblicos, el centenario ha sobrevivido a sus compañeros de destino. En poco más de un siglo de existencia, ha combatido en las guerras fraticidas que marcaron Europa y redistribuyeron las cartas de la política mundial. Ha disfrutado de cuatro formas distintas de régimen político. Sus años de aprendizaje, de 1895 a 1918, se efectúan en el ancien regime, el del Imperio guillermino de amplia extensión. De 1919 a 1933, el publicista independiente y peleón se bate contra la República de Weimar, la primera república de la historia alemana. De 1933 a 1949, se enfrenta primero con la dictadura de los nacionalsocialistas; presencia después, herido en su amor patrio y su sentir nacional, el hundimiento de su país mutilado. De 1949 a 1989, es ciudadano de la República Federal Alemana, uno de los símbolos de la guerra fría que opone Occidente a Oriente, el autor que envejece sin confiar en ser testigo del reencuentro alemán, vive los sucesos de la puerta de Brandenburgo delante del televisor, el 9 de noviembre de 1989; la reunificación asume entonces para él la imagen de una "lluvia" benefactora que cae “sobre el desierto después de una larga sequía”; ese suceso político le permite redescubrir, en mayo de 1992, bienes que sus amigos habían escondido en Sajonia, en la antigua “zona” oriental.

El autor se complacía en decir que la cifra “2” había marcado su vida. De hecho, ha vivido en dos siglos y se vio implicado en dos guerras mundiales; en la primera como voluntario, en la segunda como reservista; en una forja el aura de un innegable héroe del Reichswehr, en la otra, el guerrero de antaño se convierte en un oficial francófilo del ejército de ocupación. Vio dos veces el cometa Halley, tuvo dos hijos y los sobrevivió a los dos, se casó dos veces. Formó junto a su hermano menor, el poeta Friedrich Georg, una pareja armoniosa de Dioscuros. El mismo Jünger diferencia en su obra dos períodos creativos que ha llamado Viejo y Nuevo Testamento. Esta organización permite recoger, en una misma era, los diferentes escritos de 1920 a 1934; la fractura entre los dos períodos se sitúa a principios de los años treinta, cuando redactaba la Carta de Sicilia al buen hombre de la luna. Los libros posteriores al ensayo De las Flores y las Piedras (1934) se muestran como parte de una nueva era.

Ernst Jünger no deja sus contemporáneos indiferentes, Por querer intervenir sobre la historia, compone obras que se insertan en el debate ideológico de su tiempo, sobre todo de 1920 a 1932. Las ideas que expuso entonces son combatidas, defendidas y citadas como las de un escritor político. Desde los años 20 hasta los 50, desde la aparición de Tempestades de acero a Visita a Godenholm (1952), la publicación de sus obras constituye un acontecimiento de la vida literaria.  De esa última obra citada data lo que, erróneamente, se llama la inactualidad del autor: atemporalidad hubiera sido preferible. La imagen que la crítica literaria dio de Jünger es tributaria de las emociones que gobiernan las afinidades o las prevenciones ideológicas; de hecho, pocos intérpretes y críticos han consagrado prioritariamente sus trabajos al estudio del texto, prefiriendo una amplia mayoría de los mismos analizar la personalidad del autor. Éste, escritor controvertido a causa de la actitud política que adoptó antes y después de la dictadura alemana, parece haber forzado a sus lectores a decantarse en favor de posiciones precisas y claras. Los estudios sobre Jünger se dividen en gran medida en dos grupos afectivos, uno marcado por la admiración a veces ciega y cercana a la hagiografía, el otro dominado por el espíritu político y desagradable. Cuando, tras la Segunda Guerra Mundial, sonó la hora de los ajustes de cuentas y exorcismos, una inflamada discusión se desarrolló en torno al “Caso Jünger”.

¿Habían facilitado sus primeros escritos el ascenso del nacional-socialismo? ¿Podía o no disculpársele de ciertas responsabilidades? ¿Qué papel interpretó en la rebelión de los generales en 1944? Que Jünger no se exilase como otros intelectuales, para desmarcarse públicamente del régimen, que haya flirteado en vísperas de la segunda derrota con la Iglesia Católica, que se haya negado a rellenar el cuestionario de los aliados, son otras tantas faltas, que unos y otros, siguiendo sus respectivas escuelas de pensamiento, han mantenido contra él. Apagada durante un tiempo, la querella se envenenó cuando la ciudad de Frankfurt am Mein le concedió el Premio Goethe en 1982 y se manifestó de nuevo en el ochenta aniversario de Jünger. La acidez de algunos artículos no pudo oscurecer los festejos y honores que rodearon el centenario. Aunque las tijeras de la Parca hayan cortado el hilo de esa larga vida en 1998, Jünger vive aún en la literatura alemana, incluso si su presencia se vio limitada durante los años entre 1914 y 1918 únicamente al imposible diálogo con Erich Maria Remarque, que Gunther Grass imaginó en Mi Siglo, aparecido en 1999.

Esa obra, abundante y rica, que cubre más de siete décadas y conoce dos ediciones completas, no sabría ser reducida, tanto desde el punto de vista ideológico como literario, a ciertos denominadores comunes. Se articula sin embargo en torno a grandes temas recurrentes. El primer tema agrupa el cuestionamiento jüngeriano sobre la esencia, la especificidad del Siglo XX, la modernidad. Observador apasionado de la naturaleza humana, ha pensado poder establecer un diagnóstico de su época: ha querido dar explicaciones a los fenómenos que observaba; ha cuestionado historia y mito, deteniendo la historia en el mito y devolviendo el mito a la historia. El segundo tema que debía ocupar un espacio creciente en su obra madura está dedicado a la naturaleza: entomólogo, cazador y descubridor de mariposas, Jünger espiaba con la misma curiosidad la vida de las plantas, insectos y los sobresaltos de Gaia. Finalmente, el último gran tema es más personal: en los numerosos diarios que mantenía regularmente, consignando en revoltillo observaciones agudas, sueños y premoniciones, el aburrimiento ante lo cotidiano y las reflexiones sobre los libros que leía, Jünger se ha subido al escenario, siendo a la vez actor y espectador, autor y lector.

¿Ha presentado Jünger teorías concretas en sus escritos? Aparecen aquí algunos riesgos. ¿Intentando responder esa cuestión no debilitamos acaso la obra del artista? Además Jünger nunca desarrolló con método y continuidad sus teorías en la misma publicación. Por el contrario, la coherencia de su pensamiento, siempre fiel a sí mismo, se abre paso, para el lector atento, en esa obra que parece impenetrable. La obra de Jünger no se vuelve comprensible más que si se la devuelve a la creación de una conciencia planetaria. Las influencias son numerosas: Nietzsche, el surrealismo, el expresionismo, el existencialismo; corrientes de pensamiento que se encuentran en su obra ligadas a las visiones imperialistas, a la fuerza y poderío militares de la Primera Guerra Mundial. La representación de una unidad planetaria creciente del mundo constituía ya un lugar común en las esferas intelectuales a finales del Siglo XIX y principios del XX.

Isabelle Gracioli-Rozet.


Ediciones Fides ha publicado el libro titulado "Tipos y Figuras en Ernst Jünger: El Soldado, el Trabajador, el Rebelde, el Anarca", que reúne en un solo volumen todos los textos escritos por Alain de Benoist sobre el autor alemán. Recorre los cuatro tipos y figuras presentes en la evolución de la obra creativa de Ernst Jünger, a veces a través de los acontecimientos —la guerra, el nacional-socialismo, la revolución conservadora alemana—, otras en contacto con su relación mantenida con diversos autores —Heidegger, Drieu La Rochelle, su propio hermano Friedrich Georg—, incluyendo su conocimiento por la Nueva Derecha francesa.

sábado, 14 de octubre de 2017

Yegor Létov; Padre del Punk-Rock Ruso.

Al frente de su grupo, Grazhdánskaya Oborona (Defensa Civil), Yegor Létov se convirtió en figura clave del punk-rock ruso. Pável Peretolchin, batería del grupo, dijo que Létov, que tenía 43 años, sufrió el 19 de Febrero un paro cardiaco mientras dormía en su casa en Omsk. Létov nació el 10 de Septiembre de 1964 en esta ciudad siberiana, que nunca abandonó y donde está enterrado junto a su madre. En Omsk comenzó su carrera musical en los primeros ochenta al fundar el grupo Posev (Siembra, nombre de una revista de la emigración rusa anti-soviética) y más tarde Grazhdánsaya Oborona, conocido por Grob.

Acosado por la nomenclatura de la Unión Soviética, su grupo tuvo que grabar sus primeros álbumes -de nombres tan expresivos como El Álbúm Rojo, Ratonera, Totalitarismo, Cómo se Templó el Acero, Todo Va Según el Plan, La Guerra o Comunismo- en apartamentos clandestinos. A pesar de la semiclandestinidad en que vivía y actuaba, Grob adquirió una gran popularidad entre los jóvenes en las postrimerías de la URSS. Hacían canciones enérgicas, de ritmo vivo, con textos chocantes, de poesía paradójica, mezcla de vulgaridad y exquisitez. Létov era entonces anti-comunista y anarquista. Acusado de anti-sovietismo, fue condenado a pasar tres meses en un hospital psiquiátrico.

El mejor álbum, y el más popular de la primera mitad de los noventa, es Cien Años de Soledad; paulatinamente, la poesía de Létov se liberó de su cara vulgar y se hizo más exquisita. Al mismo tiempo, Létov presumía de tener el carné número 2 del extremista Partido Nacional-Bolchevique, liderado por el enfant terrible de literatura rusa Eduard Limónov.

En el nuevo siglo, Létov evolucionó y en 2004 renunció oficialmente a la política. El último disco -Para qué son los Sueños, de 2007- le consumió todas sus fuerzas, según confesó, y aseguró que no estaba seguro de volver a grabar.

Létov había nacido en una familia de ávidos lectores. Su padre, militar, y su madre, médica, tenían en casa una gran biblioteca. Entre sus autores favoritos estaban Dostoievski, Sartre y el poeta Alexandr Vedenski. En la escuela aprendió a tocar la guitarra y al poco tiempo ya escribía letras para sus canciones. Yegor era hermano menor del conocido saxofonista ruso Serguéi Létov.

Por Rodrigo Fernández.


En el trabajo de investigación "There Are No Atheists In Trenches Under Fire: Orthodox Christianity In Russian Punk" se examina una fusión peculiar entre el ethos de la protesta punk y los valores del cristianismo ortodoxo, tras explorar la escena punk siberiana y la ideología de sus figuras clave; Roman Neumoev de Instruktsiia Po Vyzhyvaniiu, Yegor Létov, líder de Grazhdanskaia Oborona y Oleg Sudakov alias "Manager" de Rodina.

lunes, 2 de octubre de 2017

Roban Poblanos Agua de Manantiales del Pico de Orizaba.

Fuente: Noreste.net

2016: Los poblanos desde hace una década se roban el agua que nace en las faldas del Volcán Pico de Orizaba, y dejan sin el vital líquido a congregaciones de Vera-Cruz, denunciaron luchadores ambientalistas.

Durante el sexenio del ex-gobernador Fidel Herrera Beltrán se firmó un convenio con el Gobierno de Puebla para permitir que explotaran los manantiales en los límites con Vera-Cruz. Xometla y La Ciénega, congregaciones del municipio de La Perla, enfrentan estiaje en primavera, disminuye el aforo de los mantos freáticos, afirma Carlos Altamirano Lima, coordinador del grupo ecológico “Los Guardianes”.

El gobierno de Puebla se lleva 20 pulgadas de agua de los nacimientos conocidos como Cardo Santo y Ojo Salado para abastecer a los municipios de Atzitzintla, Paso Carretas y Ciudad Serdán. Instalaron una tubería al pie del Volcán Pico de Orizaba para beneficiar a las familias poblanas, y dejar sin el vital líquido a los campesinos Veracruzanos.

Denunció que en 25 comunidades de la parte alta de la sierra del Pico de Orizaba ya enfrentan escasez de agua potable. El gobierno de Puebla ofreció obras de infraestructura urbana a 10 mil familias Veracruzanas, pero el tiempo pasó y todo quedó en el olvido.

Desde hace 10 años Puebla explota el agua de los manantiales del volcán, y tanta es su ambición que se conectó donde están los nacimientos. Los arroyos que nacen en las faldas del volcán y más adelante se convierten en ríos empiezan a secarse, y por ello, los campesinos deben de caminar varios kilómetros para abastecerse del vital líquido, ante la indiferencia del gobierno de Vera-Cruz.

2017: Explotación Impune de Manantiales de Faldas del Volcán Pico de Orizaba.

En su tiempo, Fidel Herrera firmó un convenio con el gobernador de Puebla Mario Marín Torres, para separar los sistemas de agua potable de los manantiales “Cardosantos” y “Ojo Salado”, para abastecer del vital líquido a los dos Estados, asentados en las faldas del Volcán Pico de Orizaba, pero el tiempo pasó, y el gobierno poblano nunca hizo las obras de infraestructura que prometió a Vera-Cruz, lo que ahora provoca estiaje entre 10 mil familias de la Perla y Mariano Escobedo.

Y bajo engaños, Puebla se conectó en los manantiales del volcán, e instaló 22 kilómetros de tubería con un costo de 7 millones 69 mil pesos, y ofreció una inversión similar para municipios vecinos de Veracruz, lo cual quedó en promesa incumplida en el 2007.

Ambientalistas del Valle de Orizaba, denunciaron la sobreexplotación de los manantiales del volcán para abastecer a las localidades de Atzitzintla, Pasó Carretas y Ciudad Serdán, del Estado de Puebla.

Las comunidades de Xometla y La Ciénega, del municipio de La Perla y otras 25 comunidades de la parte alta de la sierra del Pico de Orizaba ya enfrentan problemas con el agua potable.


"No se aprecia el valor del agua hasta que se seca el pozo."

domingo, 1 de octubre de 2017

Magia y Ocultismo en la Cheka.

Efesios 6:12 - "Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas."

La posibilidad de sugestión o la lectura de pensamiento hace tiempo que interesó a los servicios especiales de diferentes naciones. En los años 70 corrían rumores persistentes de experimentos que realizaba el KGB en el edificio de la plaza de Lubianka. Aunque las investigaciones sobre la posibilidad de manipulación de la conciencia surgieron mucho antes, hacia 1920.

Tras los acontecimientos revolucionarios que tuvieron lugar en Rusia en 1917, llegaron al poder los bolcheviques, el Partido Comunista, en cuya composición había una mezcla heterogénea de individuos, no solo materialistas y ateos, sino también satanistas y gente que creía en diferentes concepciones idealistas y otras órdenes antiguas que practicaban la magia.

Precisamente entonces atrajo la atención de las autoridades la sociedad secreta masónica conocida como Hermandad Unitaria de Trabajadores. Los miembros de la Hermandad aspiraban en particular  a la liberación de la energía espiritual y mental de la persona.

Uno de los experimentos más demostrativos era la experiencia de la acumulación de la voluntad colectiva. Se tomaban de las manos y al concentrar  la fuerza del pensamiento  podían levantar una ligera mesa de madera. El objetivo de la Hermandad era la búsqueda del conocimiento antiguo, el logro de la armonía, y paulatinamente, la transformación de toda la vida de la humanidad.

En una ocasión, en una de las reuniones tomó parte un neófito. Se llamaba Gleb Boki y era uno de los mandatarios de la Cheka, la primera de las organizaciones de inteligencia política y militar soviética. Y al ver los resultados que conseguía la Hermandad, les propuso trabajar para el poder soviético. Oficialmente, el departamento para el que él trabajaba, se ocupaba de la codificación y descodificación y no oficialmente, se dedicaba a la investigación de fenómenos paranormales. Lubianka era el centro del ocultismo en la época soviética.

Gleb Boki explicó a los miembros de la Hermandad que sus ideas fundamentales y las de los Consejos del nuevo Estado coincidían prácticamente en la armonía y la felicidad de toda la humanidad.  Y simplemente había que unir las fuerzas.

El poder estaba dispuesto a apoyar cualquier investigación, proporcionar financiación, designar un laboratorio en Lubianka y todo lo necesario para el trabajo. La mayoría de los ocultistas  aceptaron trabajar para el poder soviético. Pero algunos miembros más veteranos, se negaron categóricamente, estos fueron desde entonces sus oponentes. Alegaban que cualquier poder político utilizaba la fuerza y especialmente el soviético. La proposición de trabajar precisamente en Liubianka, tampoco les gustó, pues lo consideraban un lugar donde se concentraba el mal, ya que ahí habían tenido lugar trágicos sucesos mucho antes de la existencia de la Cheka.

Después de la revolución, cuando la capital se trasladó de Petrogrado a Moscú, en el enorme edificio de la plaza de Lubianka se instaló la Cheka, la entonces seguridad del Estado. Y no muy lejos de él, en un callejón, se situaba el laboratorio de Gleb Boki, bajo la atenta vigilancia de los chequistas.

El laboratorio secreto de Liubianka era el proyecto personal y preferido de Gleb Boki que desde joven se interesaba por el ocultismo, lo que no le impedía ser un completo revolucionario. El laboratorio unía sus dos pasiones: la parapsicología al servicio del Estado era su sueño. Si tenía éxito en sus experimentos se le abriría un horizonte sin límites.

Podría penetrar en la conciencia de los enemigos del pueblo; y si conseguía suscitar los pensamientos necesarios en una gran cantidad de gente, incluso podría dominar al poder soviético. Consideraba que estos experimentos tenían una gran perspectiva. Y no solo estudiaban las potenciales posibilidades del cerebro humano en el laboratorio, también hacían experimentos con animales a los que pretendían convertir en espías que transmitieran información. Los mejores resultados se consiguieron con perros.

Frente a tal ambicioso proyecto, Lubianka se convierte en un lugar de peregrinación de chamanes, hipnotizadores y adivinos. Su labor es enseñar  a los empleados ocultistas de Lubianka a resolver la tarea principal: aprender a dirigir los pensamientos de la gente.

De todos aquellos que pasaron por ahí algunos eran puros charlatanes a los que enseguida arrestaban y los que realmente poseían capacidades extraordinarias se quedaron a colaborar. Uno de los chamanes, como muestra de sus capacidades,  les reveló los experimentos altamente secretos del laboratorio y para predecir el futuro construyó un ritual chamánico sagrado. Para un trabajo más efectivo era imprescindible conceder fuerza a las cosas mediante ciertos objetos mágicos que se encontraban en el museo étnico de Gorni Altái.

El chamán enumeró una gran cantidad de ellos, el principal de los cuales, según sus palabras era el así llamado  zhezl, el  báculo del inframundo. Había que traer todos esos objetos a Lubianka, aunque nadie sabía si funcionarían.  Aun así, cumplieron sus órdenes. El cuidador del museo de Gorni Altái intentó oponerse por todos los medios al saqueo de la exposición y, mientras luchaba por su vida, explicar a los saqueadores que el báculo del inframundo que tenía en sus manos solo podía traerles desgracias. Pero los enviados no quisieron escuchar las advertencias.

Fueron tomando estrictamente  todos los objetos que estaban anotados en una lista. Lo que no esperaban es que la predicción del cuidador del museo se cumpliera. Precisamente en esa época se incrementó el terror. En Lubianka tuvieron que construir una cárcel, pues no había espacio para tal cantidad de arrestados. En los órganos oficiales se sucedía una limpieza continua.

 Y unos de los primeros arrestados resultaron ser los empleados de la Cheka que habían usurpado las mágicas piezas de exposición del museo de Altái, justo después de entregar el báculo chamánico al laboratorio.

Enseguida empezaron a investigar las cualidades del báculo chamánico del inframundo. En su presencia, las capacidades mágicas de la persona aumentaban múltiplemente. Y nadie prestó atención a que también ayudaba en aquellos casos en los que las fuerzas estaban enfocadas a la destrucción y el engaño. Por su parte, los oponentes de la Hermandad secreta intentaban oponer resistencia al grupo de investigadores chequistas. La plaza de Lubianka se convirtió en arena de lucha de fuerzas sobrenaturales. Pero incluso la magia más vigorosa, a favor de la poderosa máquina del Estado se encontraba condenada al fracaso.

Los maestros de la Hermandad secreta en sus intentos de interceder entre los ocultistas de la Cheka, siguieron de cerca la actividad del laboratorio, muchos poseían el don de la clarividencia y eran los primeros a veces en encontrar un artefacto u otro.

Los objetos conseguidos los escondían allí donde llevaban a cabo sus reuniones secretas, en el edificio del Museo Politécnico, el cual, no fue elegido al azar como lugar de encuentro y escondite de dichos objetos pues los propios miembros de la sociedad, amantes de las ciencias ocultas, antropólogos y etnógrafos lo crearon en el siglo XIX.

Un día, al llegar al laboratorio de Lubianka, Gleb Boki advirtió que todos los empleados se encontraban en un extraño estupor, como si alguien los hubiera hipnotizado. Uno de ellos incluso encendió una pequeña hoguera y ya se disponía a colocar en ella el báculo chamánico del inframundo cuando el jefe del departamento, no sin dificultad, intentó que volvieran a un estado consciente.

Boki entendió enseguida que aquello era obra de los oponentes ocultistas y exigió que los empleados del laboratorio descubrieran dónde se encontraban. Los encontraron y finalmente los arrestaron en el Museo Politécnico y nadie volvió a oír hablar de los asuntos de los maestros ocultistas. Boki personalmente se llevó del museo todo lo que pudo que tenía que ver con la magia.

El mágico báculo del inframundo se convirtió en un objeto de adoración. El laboratorio se volcó a la investigación de las prácticas chamánicas, los antes parapsicólogos y espiritistas se convirtieron en seguidores de la magia negra y practicaban oscuros y apasionados rituales. Decían que los artefactos funcionarían mejor si organizaban un sacrificio humano. Finalmente, los empleados del laboratorio consiguieron un éxito o al menos estuvieron muy cerca de él.

El báculo del inframundo resultó tener la capacidad de dirigir la voluntad donde se quisiera e incluso la de varias personas. Pero no consiguieron mantenerlo en secreto. Las autoridades supieron que ahora Gleb Boki era capaz de ejercer su voluntad sobre cualquiera y se alertaron. Arrestaron a Gleb Boki y a los empleados del laboratorio. Tras el arresto se hizo una revisión del laboratorio pero no encontraron el báculo.

Una de las colaboradoras de Boki decidió poner fin al mágico objeto, lo robó, lo partió en dos y lo escondió en la plaza de Lubianka, allí donde en un tiempo se ubicaba una fuente y donde tiempo después, en el lugar de la fuente erigieron un monumento a Dzerzhinski, el fundador de la policía secreta bolchevique, la Cheka. En 1954, mientras preparaban la base para instalar el monumento, uno de los trabajadores sufrió un ataque de enajenación.

A mediados de los años 50 del siglo pasado en la plaza de Lubianka aparecen nuevas fuerzas capaces de contrarrestar la oscura energía de los laboratorios secretos de la Cheka. El Detski Mir, unos grandes almacenes para niños se convirtió en uno de los primeros signos del deshielo. Y no es casual que se construyera junto a los edificios más serios y oscuros del paisaje urbano.

El centro de la alegría y la felicidad infantil fue llamado a cambiar el aura de la plaza ensombrecida por el siniestro edificio del KGB.

Fuente: Russia Beyond The Headlines.


Ajedrezado Masónico en las Chekas; Solo en Madrid hubo alrededor de 345 chekas, en ellas se mató al menos a 1.800 prisioneros, de ellos 360 eran clérigos, sacerdotes y religiosas.

viernes, 22 de septiembre de 2017

El Dalí Esencial y la Inspiración Religiosa.

Genio arcangélico, narcisista, cuántico, católico, apolítico, monárquico y anarquista, provocador y exhibicionista... Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas –ese es su rotundo título– de Salvador Dalí (Figueres, 1904-1989)

Nota: Sus primeras incursiones en política le llevan a una militancia anarquista. Hijo de padre ateo y republicano, y de una madre ferviente católica. Este manifestado anarquismo de Dalí le costó pasar un mes encarcelado en Figueras y en Gerona, al haber participado en la quema de una bandera española, en el transcurso de unos disturbios iniciados en la Escuela de Arte de Figueras, durante una protesta contra la Dictadura. En 1926 fue expulsado de la Academia de Bellas Artes de San Fernando por sus continuos excesos e insubordinaciones.

Inspiración Religiosa.

La Tentación de San Antonio (1946), de los Musées Royaux des Beaux-Arts de Bélgica, máxima representación de ese Dalí religioso que apenas se entrevé en la muestra, en la que se echa de menos sus asombrosos crucificados, como el Cristo de San Juan de la Cruz (1951) o Corpus hypercubus (1954). Porque en las poéticas de Dalí también habría que incluir el catolicismo.

Aunque es cierto que Dalí usó en muchos casos un Dios Ornamental –es decir, se sirvió simplemente de un lenguaje religioso, básicamente en el tratamiento de la Virgen y la Asunción–, en otros hay una decidida intención de transmitir un mensaje evangelizador. El crítico francés Bernard J. Durand contabiliza en su ensayo Dalí y Dios, ¿Un Encuentro que no fue? unas 260 obras de temática religiosa, entre óleos, dibujos, acuarelas, esculturas y grabados, sobre todo a partir de 1948, cuando regresa a España desde EE.UU. y se autoproclama “católico, apostólico y romano”.

Más que una conversión, como se cita, fue un regreso al seno de la Iglesia, en el que también influyó su vuelta a la España de Franco. El padre Narcís Costabella, que le atendió en su lecho de muerte, le regaló una foto donde se veía a Dalí de niño arrodillado en los bancos de la iglesia de Sant Pere frente a un Cristo de Frederic Marés.

Entre aquel niño y su regreso a España, hubo un Dalí contagiado por la “blasfemia y sacrilegio” del surrealismo, en sus propias palabras, que superó en EE.UU., a donde se exilió durante la Guerra Civil. En 1944, ya había participado en la exposición colectiva Religious Art Today, en el Dayton Art Museum, y comenzó una etapa mística y nuclear –cuyo corpus expone en su Manifeste Mystique (Manifiesto Místico)–, caracterizada por el tratamiento de temas religiosos y científicos, especialmente la fisión nuclear.

La religiosidad de Dalí, como defiende Durand, está en su obra –Crucificados, Madonnas, Ángeles, Visiones Bíblicas–, más allá de los polémicos enunciados que solía hacer, como esa respuesta contradictoria –así era Dalí en sí mismo– que recoge el documental La Dimensión Dalí: “Creo en Dios, pero no tengo la fe. Por las matemáticas y por las ciencia naturales sé, es indiscutible, que Dios tiene que existir, pero no me lo creo. Es terrible. Ahora me acerco más, pero no me lo creo. (…) Sobre todo por el problema de la muerte”.

El ‘Angelus’ de Millet, Una Obsesión.

El miedo a la muerte es una de las claves para interpretar la obra y el catolicismo de Dalí, como la obsesiva interpretación del famoso Angelus (1857-59) pintado por Jean-François Millet y la original lectura que hace del misterio de la Anunciación.

Su obsesión por este lienzo lo convirtió en protagonista no solo de sus trabajos pictóricos entre 1929 y 1935, sino también de diversos proyectos teatrales que no vieron la luz. “El Angelus de Millet se convierte de súbito para mí en la obra pictórica más turbadora, la más enigmática, la más densa, la más rica en pensamientos inconscientes que jamás ha existido”, escribe Dalí en torno a 1932.

A través de la interpretación de esa obra, da rienda suelta a una interpretación claramente sexual, pero en suprema contradicción –otra vez Dalí en esencia–, sus recreaciones pictóricas a partir del lienzo de Millet retoman la iconografía clásica de la Anunciación y la Encarnación, influenciada por Fra Angélico y el Renacimiento. Por ejemplo, La Estación de Perpignan (1965). Y, aún más allá, estas revisiones de Millet modifican la tradicional lectura de la plegaria por la fertilidad del campo como un trágico réquiem por la imposibilidad de procrear y por el sentido mítico de la Creación.

Nota: "El artista ya expresó su admiración por José Antonio en "Las Pasiones según Dalí", el libro de sus conversaciones con Louis Pauwels. Sobre el fundador de Falange dijo: “José Antonio tuvo el valor de presentarse tal como era, de hablar en nombre de lo que él consideraba la élite y de proponer un programa que borrara todos los ¡Abajo! en un solo lema ¡Arriba España! No estoy haciendo apología del fascismo español. Lo que admiro de este discurso es la voluntad de inversión de las ideas en sentido vertical.” Realmente pocas personas saben que Dalí admiraba a José Antonio profundamente, como reflejan las dos fotografías realizadas con veinte años de diferencia; además de ser un ferviente seguidor de Falange, aunque no he encontrado ningún dato que muestre su afiliación, pero sí su admiración." Mercedes Valdivia.

Por Juan Carlos Rodríguez.


"Siempre he sido anarquista y monarquista. Monárquico, por el orden. Para que la Anarquía de nosotros, los de abajo, sea protegida por el orden de arriba. Y la monarquía es el orden perfecto." Salvador Dalí.